En tu Vida  >  Lancha  >  ¿Cómo Cuidar el Sistema de Propulsión de una Lancha?

¿Cómo Cuidar el Sistema de Propulsión de una Lancha?

Lo primero será lavar toda la embarcación para que, en caso de presentar alguna avería que requiera atención inmediata, puedas notarlo cuanto antes.

Además del aspecto físico es importante darle mantenimiento al motor de la lancha, para lo que recomendamos lo siguiente:

Cambio de aceite para el motor

El cambio de aceite, sin importar el tipo de motor de la lancha, es indispensable para que el motor tenga una vida larga. Si no se cambia, el motor queda expuesto a sobrecalentamiento que puede dañarlo irremediablemente mortal lo cual es peligroso para ti y tus acompañantes si están navegando.

Desafortunadamente no existen talleres mecánicos para realizar un cambio de aceite rápido para el motor, por lo cual debes ser muy cuidadosos al hacerlo por tu cuenta, ya que si la lancha está fuera del agua, tendrás que hallar la manera de enfriarlo, y no arriesgarte a dañarlo antes de empezar. Aquí te dejamos unos simples pasos:

  1. Si tu lancha se encuentra en el agua, enciéndela para calentar un poco su motor y que el aceite lubricante pueda fluir de manera ligera. En caso que se encuentre fuera del agua, busca la manera de introducir agua en el sistema de enfriamiento y que tu motor no se caliente y sufra daños.
  2. Después unos 5 minutos apaga el motor y quita la bayoneta del aceite para motor de lancha y permite que se enfríe un poco. Es momento de sacar el aceite lubricante viejo.
  3. Si no tienes el espacio suficiente para drenar el aceite lubricante de la lancha, consigue una extractora de aceite para este tipo de vehículos.
  4. Cambia el filtro de aceite de la lancha y asegúrate de que no haya piezas metálicas de gran tamaño en el interior.
  5. Regresa la bayoneta a su sitio y rellena el motor con aceite lubricante nuevo a través de la tapa del motor.

¿Cómo proteger el sistema de propulsión?

La propela del motor de tu lancha es su sistema de propulsión, normalmente compuesto por aluminio, ya que es un material que no se oxida con facilidad, por lo que dura más al contacto directo y constante con el agua.

Sin embargo existen muchas otras partes que debes revisar, que no están fabricadas de materiales antioxidantes. Las flechas y los baleros suelen ser de acero por su resistencia, el cual es susceptible a la oxidación, por lo que debes de asegurarte de que estén adecuadamente engrasados, para que la grasa repela la humedad y proteja los sellos del sistema.

Si dichos sellos no están haciendo su trabajo de manera adecuada, si se resecan y se rompen, dejarán que el agua entre al sistema, que disuelva la grasa y además de contaminar el medio ambiente, expondrán las flechas y baleros al óxido y la corrosión.

Existen muchas formas de asegurar que tu lancha funcione apropiadamente por mucho tiempo. Una de ellas es que el motor esté correctamente lubricado y que la propela no esté expuesta al óxido. Si quieres que te ayudemos con más consejos del mantenimiento de tu embarcación, da clic aquí.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO