En tu Vida  >  Motocicleta  >  Evita la Corrosión en el Sistema de Enfriamiento
Evita Corrosión Sistema Enfriamiento

Evita la Corrosión en el Sistema de Enfriamiento

El sistema de enfriamiento de la moto, al igual que el resto de los sistemas, está expuesto a los elementos del clima, mucho más que los sistemas de un auto. Por ello debemos prevenir formaciones de cualquier tipo que pudieran llevar a la corrosión.

El viento circula entre las celdas del radiador para que la temperatura del líquido anticongelante disminuya y regule la del motor. A pesar que la mayoría del sistema es de aluminio, un metal no oxidable, puede tener formaciones de sarro debido a la salinidad del agua que se agrega o la tierra en el medio ambiente, que contaminan el sistema.

La corrosión en el sistema

El principal daño que puede ocurrir es cuando el sarro y el óxido no son atendidos y corroen el sistema de enfriamiento. Tan solo un poco puede ser muy peligroso para tu moto e incluso para ti: desgasta las juntas, las mangueras y las abrazaderas, además de tapar el sistema de enfriamiento e impide la circulación libre del anticongelante. Esto genera presión innecesaria y desgaste en la bomba.

Esto también pasa en el exterior del sistema de enfriamiento, sin importar si es de aire o de agua. Las acumulaciones de agua, lodo y tierra pueden generar sarro y óxido que derivan en corrosión que daña al sistema.

¿Cómo evitar las formaciones de sarro y óxido?

Purga el anticongelante de la moto y agrega nuevo una vez al año. También lava el motor de la moto ya que es una de las maneras para evitar la corrosión: los productos de lavado de motor especializados contienen elementos anticorrosivos y repelentes de humedad que protegerán tu moto aun cuando ya has terminado de lavarla y la estás disfrutando.

Revisar el sistema de enfriamiento

Una vez que el sistema de enfriamiento esté vacío, revisa que los componentes se encuentren en perfecto estado y que no haya riesgo para el motor de la moto. Las mangueras de la motocicleta deben de estar en buenas condiciones: tener algo de movimiento y no estar resecas. Asimismo las abrazaderas tienen que estar libres de óxido y sarro.

El óxido, el sarro y por consiguiente la corrosión, pueden presentarse tanto en el exterior de la motocicleta como en interior sus sistemas, por lo que una revisión periódica te ayudará a evitar que estas formaciones dañen tu moto.

Las motocicletas eléctricas también requerirán de mantenimiento en los sistemas, pero no llevarán líquidos para asistir a la nivelación de la temperatura del motor, a menos que cuenteen con un transformador y requieran un aceite dieléctrico. Mientras tanto te invitamos a ver cómo mantener tu motocicleta con motor de combustión interna al seguir esta liga.

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO