En tu Vida  >  En tu vida  >  ¿Qué Hacer ante… Quedarse sin Frenos?
que hacer frenos bajos

¿Qué Hacer ante… Quedarse sin Frenos?

El segundo consejo que te podemos dar en caso de cualquier caso inesperado en la carretera es quedarte sin frenos. Suena aterrador, y en realidad lo es, pero aunque lo parezca, no es el fin del mundo.

Para entender cómo debemos reaccionar, es necesario conocer las posibles causas de esto y también las consecuencias de reaccionar de manera incorrecta.

Causas principales para quedarnos sin frenos

La primer causa por la cual nuestros frenos dejarían de responder es debido a la falta de líquido de frenos en el sistema. Cualquier fuga puede hacer que el sistema se drene, dejándonos a merced de la gravedad y de nuestras buenas reacciones. Como síntoma esto, al presionar el pedal no pone ninguna resistencia; como se dice: se va hasta el fondo. Esto debido a que no comprime ningún líquido, o cuando genera presión, el líquido de frenos continúa saliendo por la fuga y no logra activar los cilindros de los cálipers, por lo que las balatas no aprisionan el disco.

La temperatura alta de los discos es un problema muy común en las autopistas y carreteras, que puede ocasionar una falla en el sistema de frenos. Las altas velocidades a las que se transita en una autopista, junto con el activar el pedal del freno, generan que la fricción necesaria para reducir o frenar un auto o camión sea mucho mayor. Al incrementar la temperatura, el compuesto de las balatas también lo resiente, y por ser una pieza de materiales compuestos, puede llegar a romper, pegar o incluso a incendiar las balatas.

En el caso de los líquidos de frenos, la denominación DOT designa su rango de temperatura operacional. En caso de exceder de forma extrema la temperatura límite, puede dilatarse, frenando el auto inesperadamente. También puede evaporarse, haciendo parecer que el sistema no tiene líquido; por lo que conocer bien las exigencias de nuestro auto juega un papel determinante al elegir adecuadamente el líquido de frenos. Como síntoma de que esto está ocurriendo, al presionar el pedal se siente como si estuviéramos pisando una esponja, y aun cuando se ejerce esta presión, el auto no frena.

El desgaste de los frenos es un caso un poco más extremo, pero llega dejarnos totalmente sin frenos. El desgaste ocasionado por el trabajo natural de las balatas en el sistema de frenos, cuando presionan los discos, genera que pierdan eficacia poco a poco. Si llegaran a desgastarse por completo, la base de la balata comenzará a entrar en contacto con el disco, disminuyendo significativamente la fuerza de frenado del auto, y además generando un ruido insoportable. Como síntoma escucharías chillidos muy fuertes al momento de frenar y una vibración creciente en el pedal.

¿Cómo reaccionar en estos casos?

Lo primero que debemos considerar antes de entrar en una rampa de frenado es si existe una manera de lograr frenar el auto por completo, y generalmente la hay. Si vas en una bajada, ponte sobre el carril de rebase, enciende las luces de emergencia, y mientras vas avanzando, toca la bocina y enciende las luces de profundidad de tu auto constantemente. Así alertarás a los conductores que se encuentran a tu alrededor.

En los automóviles manuales puedes sustituir el sistema de frenos con la transmisión, frenando con motor, hasta que llegues a una velocidad considerablemente baja (30 kilómetros por hora), y entonces activar el freno de mano. Por favor, si vas a hacer esto, sostén firmemente el volante con tu mano izquierda. Si no te sientes seguro de accionar el freno de mano, vete en primera velocidad, ya que por el principio de los engranajes del auto, éste no alcanzará velocidades vertiginosas. Espera hasta que encuentres una subida, en donde puedes dejar la caja de cambios en neutral y esperar a que se frene el auto por acción de la gravedad y entonces apagarlo y activar el freno de mano.

En los coches automáticos puedes hacer lo mismo. ¿Recuerdas el número 2 que se encuentra debajo de la D en tu palanca, y que nunca pensaste usar? Bueno, pues ésta es tu oportunidad. Si cambias tu palanca al 2, se frenará con motor de la misma manera que un auto manual; después al 1 y hará lo mismo. Ya puedes hacer lo mismo que con un coche de transmisión manual.

¿Qué es lo que no debes hacer en estos casos?

Mucho ojo con estas recomendaciones:

1.  Por ningún motivo apagues el auto. La mayoría de los autos modernos tienen todos los sistemas electrónicos. Por tanto, al eliminar la corriente lo único que lograrás será cerrar el flujo del poco líquido de los frenos que queda y endurecer la dirección, lo que volverá el auto más incontrolable.

2.  Activar el freno de mano altas velocidades. Esto puede ocasionar que el vehículo vuelque debido a la velocidad y a que el bloqueo de las llantas traseras, al activar el freno de mano, haga que gire hacia el sitio donde encuentre una menor fricción.

Una vez que ya has hecho alto total, no olvides hablarle a una grúa o un Ángel Verde te asistirá en el camino.

¡Descubre más formas de reaccionar en tus vacaciones, al dar clic aquí!

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO