En tu Vida  >  Motocicleta  >  Que el Óxido no Acabe con la Transmisión de tu Moto
Óxido Transmisión Moto

Que el Óxido no Acabe con la Transmisión de tu Moto

Las motocicletas son indispensables para muchos negocios y personas. Por ello es necesario hacer de su mantenimiento una tarea programada. Así no presentará problemas en un largo plazo, y prevendrás accidentes.

La transmisión de la motocicleta es el segundo elemento más importante, después del motor. Con los cuidados apropiados puede ser uno de los más durables, pero de lo contrario te dará muchos problemas.

¿Por qué puede afectar el óxido a la transmisión?

A diferencia de la transmisión de un auto la de una moto está más expuesta a causantes de oxidación. Estos contaminantes son llevados desde el exterior hasta los sprokets que están en contacto directo con la transmisión. La única protección que tienen es un retén plástico.

Al existir elementos corrosivos en la cadena o en la parte exterior de la transmisión y estos pueden comenzar a generar corrosión en el retén que permitirá que todos los contaminantes entren a la transmisión de la moto y comiencen a generar óxido en los engranes de la transmisión, situación que resultará irreversible y claramente costosa.

¿Cómo podemos evitar la corrosión en la transmisión de la moto?

Para asegurarnos que no existen elementos que pudieran ocasionar oxido en los engranes y que exista una falla gracias a la corrosión de los metales de la transmisión, debemos hacer un servicio de mantenimiento a la transmisión que comienza de afuera hacia adentro, y comenzaremos por la cadena o la banda. En el caso de las motocicletas que tienen un diferencial mecánico, la flecha y diferencial normalmente están sellados. Solamente debemos de dar mantenimiento al interior con un producto de alta resistencia como usaríamos en un camión.

En el caso de la cadena y la banda, llevan muchos elementos a la cubierta del sproket de la transmisión. Pueden acumularse debajo de la cubierta y dañar desde adentro el retén y el sproket impulsa a la moto. El primer paso es mantener la motocicleta limpia, para evitar acumulaciones y el inicio de la oxidación. Si quieres aumentar la protección, rocía lubricante multiusos por fuera.

El segundo paso, es claramente mantener los retenes limpios y lubricados y por dentro, asegurarte que la transmisión cuenta con los elementos selladores como una grasa de presión extrema, que lubrica y mantiene un sello desde adentro hacia afuera para proteger a todos los elementos de la transmisión.

Tener la transmisión libre de oxidación es un reto que lo vale, para que tu motocicleta no se convierta en un riesgo mayor. Pero eso no es todo lo que conforma el mantenimiento de la moto, visita nuestro blog dándo clic en esta liga y descubre todas las tareas que requieren tu atención y lo fáciles que se convierten si sigues nuestros consejos. Acelera para toda la información.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO