En tu Vida  >  Auto y Camioneta  >  ¿Cómo Funcionan las Transmisiones Automáticas?

¿Cómo Funcionan las Transmisiones Automáticas?

Muchos creen que las transmisiones automáticas son tan complejas que es imposible entender sus bases sin conocimiento de ingeniería. La realidad es que aunque el número de engranes y materiales han cambiado desde sus orígenes, sus principios y funcionamiento se han mantenido y es posible explicarlos con cierta facilidad.

Aunque tienen detalles específicos, para simplificar la explicación lo reduciremos a tres elementos fundamentales: el convertidor de torque, el laberinto, y los engranes.

Convertidor de torque

A diferencia de un clutch o embrague, que funciona mecánicamente por medio del contacto del plato y pastas del clutch con el volante de inercia del motor, las transmisiones automáticas funcionan por medio de líquido de transmisión y fuerza centrífuga.

Cuando el lado opuesto del convertidor de par comienza a generar movimiento, se presiona una especie de embrague y comienza a movilizar al resto de los engranes de la transmisión, que accionan las ruedas para avanzar, pero antes, pasando por un laberinto que fungirá como selector de los engranes.

El laberinto de la transmisión

El laberinto es el elemento más complejo de una transmisión automática, aunque funciona con un principio sumamente simple: presión hidráulica. El líquido de la transmisión que circula entre los espacios y activa una de las válvulas o servos. Entonces llena los canales hasta activar otro servo y así sucesivamente con todas las velocidades de la transmisión, además de lubricar todos los componentes con los que entra en contacto.

Engranes planetarios

A diferencia de las transmisiones manuales, que tienen engranes de diferentes tamaños, como podríamos encontrar en una bicicleta, y cambian la relación de giro entre el motor del auto y las ruedas por medio de la selección, la transmisión automática del auto tiene engranes planos del mismo tamaño. Sin embargo, al verlos lateralmente, es evidente que la clave está en su interior: un engrane central y tres engranes que lo rodean, simulando el sistema solar, razón por la cual reciben su nombre.

Depende del tamaño de los engranes planetarios en la parte interior el cambio en la relación del giro. Mientras todos estos engranes mueven las ruedas, entre ellos se encuentra una gran cantidad de fricción, por lo que el líquido de transmisión tiene otra función: lubricar la transmisión automática.

Debido a que el líquido de transmisión tiene estas dos tareas simultáneas es que se requieren alrededor de 15 litros del mismo para funcione adecuadamente. Si quieres saber más acerca del funcionamiento de los componentes de tu auto, visita nuestro blog.

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO