En tu Vida  >  Auto y Camioneta  >  Los 6 Fracasos Automotrices más Grandes
Fracasos Industria Automotriz

Los 6 Fracasos Automotrices más Grandes

Existen autos icónicos que han salvado compañías, sin importar si su diseño era atractivo o no. También hay otros que han acabado con fortunas familiares o han estado cerca de matar imperios como Ford Motor Company.

Ya repasamos un poco de historial de antaño con los autos más vendidos a lo largo de los años. Ahora es el turno de los que tuvieron el efecto opuesto: pocas ventas, inversiones exorbitantes y malas decisiones que los hicieron fracasos totales.

Subaru 360

A finales de la década de los 50, un gran auge por los autos compactos comenzó a surgir. Subaru, la marca japonesa, no quería quedarse atrás y surgió el 360, muchos años después del lanzamiento y gran éxito del Sedán de Volkswagen. Tenía una motorización menor, de tan solo 356 centímetros cúbicos y sus 16 caballos de fuerza estaban enfocados al ahorro del combustible. Su rendimiento era de hasta 15 kilómetros por litro, lo cual era inconcebible en la época.

Subaru 360

El Subaru 360, sin sistemas de seguridad y con problemas de sobrecalentamiento.

La ausencia de elementos de seguridad, que empezaban a tomar gran importancia entre los fabricantes automotrices, además de ser enfriado por aire, (lo que causaba sobrecalentamiento al dejar todo a expensas del aceite lubricante), evitaron la exportación de este pequeño gigante a Europa y Norte América.

El auto nunca salió de Japón, salvo por un inversionista que llevó un poco más de 70 unidades a Australia, en donde sufrían aún más por la temperatura ambiente.

Amphicar

Un cuerpo no puede ocupar dos espacios a la vez, es una de las leyes más importantes de la física. ¿Qué tal un auto que pretendía además ser una lancha? Pocas personas lo podían creer. La mayoría se vendieron en Estados Unidos y se producían en Berlín. Con 20 mil ventas anuales estimadas, las bodegas tenían todo listo para armarlos, pero solamente se vendieron 3,878 en total.

Amphicar

El Amphicar: un auto, una lancha; todo con bajo rendimiento.

Con una velocidad máxima de 7 nudos, no se podía considerar una lancha de poder. A su vez la velocidad máxima en tierra era de 120 km/h con su motor de gasolina de 1150 cc; no se consideraba un deportivo.

Su precio fue el principal motivo de su fracaso: costó más de 5 millones de dólares para diseñarlo, y al final no se lograron las ventas que esperaban. Probablemente a causa de la falta de confianza de los clientes potenciales, que vieron algunos de los vehículos terminar en el fondo de lagos y mares debido a las fallas del diseño.

Chevrolet Corvair

Tuvo un diseño controversial: el motor en la parte trasera era de planos opuestos de 6 cilindros, que cambiaba toda la relación de peso hacía atrás. Por tanto es que a ciertas velocidades era inmanejable, perdía adherencia en el frente y subviraba a bajas velocidades. Asimismo la forma de la suspensión tenía una gran cantidad de rebote, por lo que en ocasiones se volteaba.

Chevrolet Corvair

El Chevrolet Corvair, con su motor de 6 cilindros opuestos y sus altos costos de mantenimiento.

Su producción duró más de una década. Tuvo problemas legales por cuestiones de seguridad y maniobrabilidad, y General Motors se esforzó para corregir los errores de la primera generación cuando hicieron la segunda. No obstante la mala percepción que ya existía con los clientes terminó por enterrar este increíble auto en el olvido.

Ponitac Aztek

Hasta hoy en día la Aztek de Pontiac es reconocida por ser uno de los fracasos en el diseño más grandes de la compañía. Además fue el primer paso hacia una de las crisis más grandes de la industria automotriz.

En términos de tecnología, la Pontiac Aztek era avanzada para su tiempo. Ofrecía tracción delantera o la opción de una tracción en las 4 ruedas, un heads-up display en el tablero que el conductor no quitara la vista del tablero y otros aditamentos que la convertían en un vehículo sumamente práctico.

Pontiac Aztek

La Pontiac Aztek: mucha tecnología, muy mal diseño.

La razón de su fracaso rotundo fue el diseño: rechazado durante el lanzamiento, por lo que tuvo un desenlace desastroso y estuvo a punto de terminar con la entonces empresa más grande del mundo.

DeLorean DMC

John Z. DeLorean trabajó muchos años en GM con muchos productos exitosos, pero su sueño siempre fue fabricar un deportivo que fuera divertido para conducir, seguro y duradero, por lo que contrató a los diseñadores de autos Giraro y Colin Chapman, fundador de la marca Lotus.

El resultado fue una carrocería de acero inoxidable y puertas tipo alas de gaviota que ya eran famosas en Mercedes Benz. Las preventas tuvieron mucho éxito, y no necesariamente por la popularidad de la película Volver al Futuro, eso vendría dos años después de la producción del último DMC-12. Los problemas comenzaron cuando se inició la fabricación del carro.

DeLorean

El DeLorean DMC-12, un auto que consiguió venderlo todo después de que dejó de ser fabricado.

La fábrica en donde se pensaba ensamblar fue cerrada varias veces por falta de seguridad. Por tanto los distribuidores no querían visitar las oficinas.

El segundo problema fue el tipo de cambio de las piezas. Hizo que el precio final se incrementara significativamente, lo que lo eliminó del rango de precios de su principal competidor: el Chevrolet Corvette.

El tercer y último problema acabó con la compañía: John DeLorean fue arrestado por tráfico de drogas y lavado de dinero, lo que hizo que el flujo de efectivo de la compañía tocara fondo.

Ford Edsel

¿Has escuchado la frase, “todo mal”? Así podemos describir al Ford Edsel, que desperdició años en elegir un nombre adecuado para el ambicioso proyecto. Se esperaba colocar un nuevo automóvil en un rango entre Ford y Mercury, con una gran tecnología e innovación; terminaría con el nombre de un hijo de Henry Ford: Edsel

Henry Ford Tercero contrató a un equipo de ejecutivos para realizar el lanzamiento, el cual comenzó con sutiles imágenes que decían “Ya viene Edsel” y mostraban solamente fragmentos del auto.

Ford Edsel

Ford Edsel.

Hubo grandes expectativa alrededor de este lanzamiento, por lo que hicieron muchos pedidos. A pesar de dos años de retraso, (el auto se lanzó en 1958), para 1963 dejaría de producirse debido a una gran cantidad de problemas:

  • El innovador sistema de cambio de velocidad al centro del volante no era amigable para los usuarios.
  • El motor era pequeño para el tamaño del vehículo, por lo que el consumo de combustible era muy alto.
  • Las temperaturas del motor incrementaban el consumo de aceite lubricante.
  • El frente del auto, según la gente de la época, parecía genitales femeninos.

Al final del día, muchos factores jugaron una parte importante en el fracaso del Ford Edsel, el cual le costó a la empresa 250 millones de dólares y continúa siendo el fracaso más grande de la historia automotriz.

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO