En tu Vida  >  Auto y Camioneta  >  La historia del anticongelante

La historia del anticongelante

Desde la invención del motor de combustión interna, uno de los principales obstáculos ha sido el sobre calentamiento del motor y las afectaciones que este problema ocasiona en los componentes internos. Pero gracias a los avances tecnológicos hoy contamos con líquido anticongelante, que evita entre otras cosas el calor en el motor, pero repasamos cuál ha sido la historia de este peculiar líquido.


Ningún sistema funciona adecuadamente cuando su temperatura es superior a la de operación, tal es el caso del motor de un auto, ya que, el combustible tiene una preexplosión, que provoca que los componentes se expandan y tengan una mayor fricción o resistencia al movimiento, o peor aún, que los componentes se doblen o se rompan.

Al final del día, la temperatura del motor de un auto, que, en su mayoría, ronda entre los 130 y 240 grados centígrados, dependiendo del fabricante de autos, es el punto ideal para su funcionamiento, y para ello tenemos dos sistemas que nos ayudan a mantenerlo dentro de esos parámetros:

 

Los primeros anticongelantes

Los motores enfriados por agua datan de poco tiempo después de que se inventaron los autos, pero, conforme los motores fueron evolucionando, también era más alta la temperatura que estos generaban. A la par, en regiones con mucho frío el agua se congelaba y tomaba tiempo empezar a trabajar, ya que las mangueras del sistema de enfriamiento se rompían.

Para evitar el congelamiento, se comenzó a agregar alcohol de metileno al agua, y que el sistema funcionara desde el comienzo; sin embargo, este tipo de aditivos para el agua, a pesar de que reducían significativamente el punto de congelación del agua, cuando subía la temperatura del motor, el alcohol aceleraba el proceso de corrosión en los metales y plásticos, afectando al sistema. Lo cual tampoco era bueno.

 

Los anticongelantes modernos

Hoy en día, el líquido anticongelante, es comúnmente una mezcla entre el compuesto químico y el agua con una relación de un 50 a 50, están adicionados con glicol etileno, un componente que reduce el punto de congelación del agua, incrementa el punto de ebullición y adicionalmente, funciona como anticorrosivo para proteger todo el sistema. Se adicionó al coolant por primera vez en 1926 y desde ese momento ha sido el ingrediente principal.

 

Dato curioso del anticongelante

El glicol etileno del líquido anticongelante no tiene sabor ni aroma, por lo que los fabricantes deben agregar un aroma sintético, además del color distintivo, normalmente amarillo, para que las personas no lo lleguen a confundir con agua, y lo beban.


Así como el líquido anticongelante, existen muchos avances para el mantenimiento del auto y para su protección, que han ido surgiendo con el paso del tiempo, ¿te gustaría conocer más? Acércate a nuestro blog, en donde tenemos mucha información de utilidad.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO