En tu Vida  >  En tu vida  >  Evita el Óxido en tu Calentador de Agua
Óxido Calentador Agua Bóiler

Evita el Óxido en tu Calentador de Agua

Por obvias razones los calentadores de agua están expuestos a la humedad constantemente. Por ello también están expuestos al óxido, el cual puede ocasionar una fuga de agua que además de dañar el bóiler, afectará todo lo que está alrededor. Una inundación dentro de la casa puede resultar muy costosa.

La oxidación en el interior del tanque es casi imposible porque debería permanecer lleno de agua todo el tiempo. Sin embargo todos los alrededores enfrentan humedad, calor y oxígeno del aire: la fórmula para fomentar la oxidación. En el caso de los calentadores eléctricos, la electrolisis también influirá en esta consecuencia.

¿Cómo limpiar el interior de un calentador?

Para limpiar el interior de tu tanque de agua debes drenarlo. Guíate con los siguientes pasos:

  1. Cierra el control de piloto.
  2. Cierra la válvula de suministro de agua al calentador.
  3. Vacía el tanque con una manguera de jardín.
  4. Abre las llaves de agua caliente para liberar presión, mientras está abierta la válvula de drenaje.
  5. Raspa el fondo del tanque con un alambre, a través de la apertura de la válvula de drenaje que debes remover.
  6. Coloca de nuevo la válvula con la manguera de jardín y deja que el agua corra 10 minutos.
  7. Cierra todo y permite que se llene de nuevo.

¿Cómo limpiar el exterior del calentador de agua?

Para limpiar el calentador por fuera usa lubricante multiusos y rocía la parte interior de la zona de las hornillas con afloja todo, mientras el bóiler está frío. Permite se seque antes de volver a encenderlo, de lo contrario habrá un olor muy fuerte en tu casa.

Este procedimiento se encargará de limpiar y dejar fuera todas las partículas de humedad que causan oxidación. Si ya hay algo de herrumbre en el fondo, quítala para que no se propague, pues es síntoma inequívoco de que está iniciando la corrosión del metal.

Además, en la parte de arriba se acumulan polvo y humedad que pueden ocasionar problemas. Utiliza una solución total en las cubiertas donde no suba mucho la temperatura, para mantenerlas limpias y protegidas contra el polvo y la humedad.

En el caso de las cubiertas de plástico, puedes hacer el mismo proceso con abrillantador. También lo puedes aplicar como lo harías en el tablero de tu auto: en las zonas de metal que se calientan un poco.

Muchos de nuestros productos tienen aplicaciones para el hogar, y otros sitios fuera del garaje o de vehículos de transporte. Si quieres saber conocerlas sigue esta liga y tendrás a la mano un montón de información que te ayudará en tu día a día.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO