En tu Vida  >  En tu vida  >  Evita los Rechinidos en las Puertas
Evita Rechinidos en las Puertas

Evita los Rechinidos en las Puertas

Las bisagras y sistemas para abrir y cerrar las puertas datan de hace miles de años. Tanto así, que los arqueólogos no logran dar una fecha exacta en cuanto a su aparición. Las más antiguas conocidas tienen 5500 años, cuando se utilizaba madera y pierdas para fabricarlas, antes de la era del bronce y que los metales fueran materiales esenciales.

El trabajo en metal evolucionó significativamente durante el Medievo, y esto permitió que las personas comunes pudieran acceder a objetos fabricados con metales. Entre ellos las bisagras, y es así como comenzaron a aparecer en todas las casas comunes. Si bien, las bisagras permiten abrir y cerrar las puertas pesadas con mayor facilidad, cuando están fabricadas de metal estas están expuestas a generar oxidación y fricción generada entre las piezas. Además de generar mayor resistencia para operar, también generan un ruido agudo que conocemos como rechinido.

 

Evita el óxido en las bisagras

 

El óxido en las bisagras, en algunas ocasiones, puede dar un aspecto a rústico y puede resultar atractivo. Sin embargo, quedan expuestas a que la corrosión del metal debilité el metal y con el esfuerzo, se rompa alguna de las diferentes partes de la bisagra.

Claramente existen una gran cantidad de bisagras para elegir de acuerdo con su función. Sin embargo, para su engrasado, las dividiremos en dos, expuestas a los elementos del clima o exteriores, y las que están dentro de construcciones y no tienen tanta exposición.

 

  • En el caso de las bisagras exteriores, el agua y la humedad son sus peores enemigos, así que la principal tarea será que los elementos funcionales no entren en contacto con las partículas. En este caso una grasa densa, con funciones hidrofóbicas como una grasa de bentona o una grasa para juntas homocinéticas ayudará a hacer precisamente esto, y al mismo tiempo, lubricará los componentes para facilitar su funcionamiento sin fricción. Estas dos tareas evitarán el rechinido.
  • Para las bisagras que se encuentran en el interior, no hace falta una grasa tan densa, es mucho más sencillo ya que no entran en contacto directo con el agua, solamente tenemos que protegerlas de las partículas de humedad que encontramos en el aire. Un lubricante multiusos también repele las partículas de humedad, y no permite que se peguen en las superficies metálicas, por lo que no podrá existir una reacción química entre los elementos y más importante aún, generará una capa de lubricante entre los metales y no permitirá que ellos se toquen entre si, esto generaría el ruido agudo.

 

Sobra mencionar que además de evitar un ruido molesto cada vez que abrimos y cerramos puertas, evitar el proceso de oxidación y corrosión evitará que se rompan los metales y las puertas duren significativamente más. Además, de funcionar de manera correcta y sin ruidos aturdidores por más tiempo. Esta técnica la puedes aplicar en todo tipo de herrerías y sistemas de rieles para abrir también puertas de closets.

Hay muchas tareas por realizar en el hogar, permítenos simplificar algunas, visita esta liga y sorpréndete.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO