En tu Vida  >  Lancha  >  Corrosión: Enemiga de toda Embarcación
Corrosión Enemiga Oxidación

Corrosión: Enemiga de toda Embarcación

La corrosión parece sencilla, pero las consecuencias en una lancha pueden estar escondidas y ser graves. Aquí te decimos cuáles son los errores más comunes que podrían causarle un daño severo a tu embarcación y cómo evitarlos.

El daño severo por corrosión a un motor fuera de borda empieza con lo que parecen unas burbujas en la pintura. La corrosión, especialmente en el aluminio, deteriora la superficie del metal de tal manera que el revestimiento ya no se adhiere.

Las inspecciones regulares pueden evitar problemas mayores.  Revise el motor fuera de borda frecuentemente, y si encuentra burbujas, pintura descarapelada o picaduras, no lo ignore.  Lleve a cabo los pasos adecuados para corregir el problema antes de que su motor se desmorone.

Ánodos

Lo primero que se debe revisar junto con las burbujas de la pintura, son los ánodos, llamados comúnmente zincs, aun cuando estos estén fabricados de otros materiales. Son muy importantes para prevenir la corrosión en los metales submarinos.

Un entendimiento sencillo de la corrosión puede ayudar a evitarla. Cuando dos tipos diferentes de metal están en contacto, (digamos un motor fuera de borda de aluminio y una hélice de acero inoxidable) y sumergidas en agua salada, se forma una capa delgada entre los dos.

El metal más “noble” (el que es más resistente a la oxidación y corrosión) tiende a quitar pequeñas cantidades del aluminio del motor, cuando pasa la corriente por la batería.

Un ánodo es un metal menos noble que el motor o la hélice,  puede adherirse al motor de aluminio. El ánodo se perderá en  el circuito de la batería, de esta manera protegiendo el aluminio. Para que pueda trabajar apropiadamente, el ánodo tiene que ser de buena calidad, y estar instalado correctamente. Los ánodos están hechos de tres tipos de metales, y cada uno tiene su uso específico.

El zinc es utilizado únicamente en agua salada, el aluminio es utilizado en agua salada o dulce y el magnesio no será efectivo en agua salada. Si esto suena confuso, no te preocupes, los ánodos de aluminio son muy efectivos en la mayoría de los casos.

Por tanto es indispensable que tengas los ánodos de tu motor fuera de borda siempre bien instalados y que verifiques cuándo es momento de cambiarlos, para que el costo no sea mayor y necesites, eventualmente, gastar en la compra de un nuevo motor.

Existen muchas otras maneras de darle mantenimiento a la lancha para que no se vea afectada por la corrosión. Para evitarlo, puedes consultar todos los consejos que tenemos para ti si das clic en esta liga.

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO