En tu Vida  >  Auto y Camioneta  >  ¿Cómo usar el Inflallantas?
Cómo usar el Inflallantas

¿Cómo usar el Inflallantas?

Una de las cosas más frustrantes que pueden ocurrir es sufrir una pinchadura en un neumático. No solamente por las consecuencias que podrían ocurrir si no logras controlar el vehículo, también por el tiempo y el esfuerzo que conlleva el realizar el cambio de la llanta.

Por estas razones una de las mejores herramientas que debes adicionar a tu kit básico en el auto es sin lugar a dudas un inflallantas.

 

¿Qué es un inflallantas?

 

Un inflallantas es un aerosol que contiene compuestos de látex y otros materiales dentro de una lata con un poco de aire comprimido. Al entrar a presión en la llanta, empuja el líquido hacia la pinchadura y al entrar en contacto con el aire exterior de la llanta, seca y genera un sello en el orificio.

Al mismo tiempo que entra el látex que ayudará a sellar la llanta, el aire a presión dentro de la lata inflará el neumático. Probablemente no llegará a la presión del neumático recomendada por el fabricante, sin embargo, te permitirá circular sin dañar la llanta o el rin.

Cabe mencionar que esta es una solución temporal y que una vez que se ha reparado la pinchadura con el infla llantas, te recomendamos que lleves la rueda a ser vulcanizada y se le ponga un parche que tenga una mayor adherencia. Además el área donde se escapa el aire o nitrógeno de los neumáticos, quedará mejor cubierta protegiéndote a ti y a tu auto.

 

¿Cómo utilizar un Inflallantas?

 

Para utilizar un inflallantas deberás seguir estos pasos:

 

  • Localiza el punto de la fuga. Si la fuga está en la cara de la llanta, el inflallantas podría no funcionar completamente.
  • Una vez localizado el punto, identifica si el elemento que causó la pinchadura sigue incrustado en el neumático. De ser así remuévelo, es importante que utilices pinzas para no lastimarte.
  • Una vez que has localizado la pinchadura y quitado el elemento que la ocasionó, gira despacio el auto hasta que la válvula de inflado quede lo más pegado al piso.
  • Agita el inflallantas enérgicamente durante un par de minutos.
  • Toma la manguera y enróscala con fuerza. Asegúrate de que este bien alineado para no permitir fugas.
  • Una vez que está apretada la manguera, presiona el botón y permite que salga el producto. Procura que la lata esté lo más recta posible y de ser posible, agítala con movimientos cortos mientras sale el producto y la llanta comienza a inflarse.
  • Una vez que la llanta esté inflada, quita la manguera lo más rápido posible evitar que se escape el aire de la llanta.
  • Revisa la zona de la pinchadura, deberás poder ver un poco del látex que salió por la pinchadura.
  • Si te es posible agregar más aire para llegar a la presión recomendada hazlo, de lo contrario, rueda despacio hasta poder hacerlo.

 

Una solución tan simple es posible gracias a un inflallantas. Una pinchadura por un objeto ajeno como un tornillo o clavo es una avería que desafortunadamente no puedes prever.

Con un mantenimiento adecuado a los neumáticos y presión correcta, las probabilidades que el neumático falle disminuyen dramáticamente.

Si visitas nuestro blog podrás descubrir muchos otros consejos útiles para circular con mayor tranquilidad.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO