En tu Vida  >  Camión  >  Líquido de Transmisión Manual
liquido transmision manual camiones

Líquido de Transmisión Manual

Muchas veces se nos han acercado para preguntarnos acerca del mantenimiento que se le da a las transmisiones manuales de los camiones y sobre las fallas típicas que se presentan. A continuación les explicaremos las dos fallas más comunes que se presentan y cómo solucionarlas o prevenirlas.

Todas las transmisiones son un conjunto de engranajes que, al estar en contacto uno con otro, hacen funcionar los elementos que mueven a las ruedas. Al mantener este contacto entre ellos, y permanecer en funcionamiento constante, se genera un alto coeficiente de fricción, lo que genera altas temperaturas y desgaste.

Sobrecalentamiento

Cuando los engranes de las transmisiones no se encuentran lubricados correcta o suficientemente, el constante contacto entre uno y otro generan fricción, lo que ocasiona un incremento en la temperatura. Las cajas de velocidades modernas tienen como beneficio un sensor, el cual, al detectar que las altas temperaturas pueden dañar la transmisión, boquea y permanece en neutral. Sin embargo, las transmisiones con mayor antigüedad no cuentan con estas características, por lo que de no estar protegidas pueden generar daño irreparable al camión.

El libre espacio que existe dentro de una transmisión sería el problema con la temperatura, ya que como sabemos, al incrementar la temperatura de un elemento metálico, éste incrementa su tamaño. Esto a su vez podría romper uno de los elementos, desencadenado una serie de obstrucciones para el resto de los elementos, y generando una reacción en cadena de rupturas. Este escenario generaría la necesidad de un cambio completo de la transmisión, lo cual tiene un alto costo.

Ruidos innecesarios

La segunda falla más común es ruido proveniente de la transmisión, y es debido a la misma razón: falta de lubricación. Cuando los metales no lubricados están en constante contacto unos con otros generan un ruido, una especie de zumbido.

Esta fricción generará alta temperatura o, sin previo aviso, romperá alguno de los componentes de la transmisión, generando el mismo problema que con el sobrecalentamiento: una reacción en cadena.

Solución y Prevención

Todo esto se puede solucionar agregando un líquido para transmisiones manuales. En caso que el problema sea avanzado, es necesario llevar el camión con un especialista.

La mayoría de las transmisiones son elementos que se encuentran sellados y para agregar el líquido es necesario abrirla por completo. En caso que esto sea necesario, te sugerimos con gran énfasis que lo lleves con las personas expertas en el tratamiento de las transmisiones.

En caso que necesites agregarle el líquido de transmisión por tu cuenta, localiza la bayoneta de nivel de la transmisión, retírala, después utiliza la forma del envase a manera de embudo y vierte el líquido dentro del tubo de la bayoneta.

Una vez que la bayoneta marca que el nivel se encuentra al máximo, te sugerimos que enciendas el motor, y des algunas vueltas en el camión y revises de nueva cuenta el nivel. En algunas ocasiones, al agregar el líquido de transmisión es necesario hacer funcionar la caja de velocidades para lograr que se distribuya equitativamente por todos los elementos. Esto hará parecer que está lleno con bayoneta, pero es porque aún no se ha distribuido.

En caso que tu transmisión no cuente con un tubo de bayoneta, debe de contar con un respirador o, en algunos casos, con un tornillo de purga en la parte superior.

Revisa el nivel de la transmisión de tu camión constantemente, para asegurar que estas fallas no ocurran.

 

¿Te gustó este articulo? ¡Compartelo!

 

Articulos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO