En tu Vida  >  Auto y Camioneta  >  Historia de la Transmisión 4×4
Historia de la Tracción 4x4

Historia de la Transmisión 4×4

Desde la invención de los vehículos automotores, el ser humano ha tenido una impetuosa necesidad de llegar cada vez más lejos y dominar más tipos de terrenos. Desde el comienzo fue claro que era difícil atravesar ciertos caminos y superficies si únicamente una o dos ruedas contaban con movimiento. Fue entonces que los desarrolladores de vehículos notaron que la presión y tracción dividida en mayor número de ruedas funcionaba mejor.

El primer sistema de tracción en las 4 ruedas se desarrollo en 1893 para un motor de tracción, que también contaba con dirección en las 4 ruedas. Años después, Ferdinand Porsche, el creador una de las marcas más reconocidas y otra de máximo desempeño que lleva su nombre, integró una tracción 4×4 en un vehículo eléctrico.

 

La historia de los vehículos 4×4

 

En realidad, no fue hasta la primera guerra mundial que los vehículos en realidad requirieron cruzar todo tipo de terrenos inhóspitos y la circulación era más sencilla con fuerza en las cuatro ruedas. En 1938 la marca rusa GAZ fue la primera en incorporar esto, seguido muy de cerca por Willys, hoy en día Jeep y más tarde por Ford.

A partir de ese momento, la tracción en las cuatro ruedas ha tenido diferentes aplicaciones. Desde los trabajos pesados, hasta el traslado de armamento y personal militar, pasando por aplicaciones de seguridad, desempeño y claro, no podemos dejar a un lado, el aspecto recreativo que cada día toma más fuerza en las personas que buscan un escape de la ciudad.

 

Tipos de tracción en las 4 ruedas

 

Si bien es cierto que la función de una tracción 4×4 es llevar la fuerza del motor a las 4 ruedas, las aplicaciones de cada tipo de tracción en las 4 ruedas son diferentes. Aquí te las explicamos brevemente.

 

All Wheel Drive (AWD)

 

Es el sistema más popular hoy en día. Se utiliza para vehículos de alto desempeño y familiares en su mayoría. Es controlado por una computadora que determina, gracias al nivel de adherencia que se detecta en las ruedas por medio de los sensores del control de tracción, que cantidad de fuerza se aplica en las ruedas traseras y las delanteras. En la mayoría de los casos, el conductor no puede controlar el sistema. Este sistema es muy funcional en caminos pavimentados o pistas de carreras, y si bien funciona en tierra, no está diseñado para caminos con muchos hoyos y piedras.

 

Four Wheel Drive (4WD)

 

Es muy similar al AWD y su función también es controlado por una computadora, sin embargo, el conductor puede elegir entre algunos modos de tracción, como Auto, que en esencia sería una AWD: modo lock, que puede dejar la mayoría de la tracción en la parte frontal o trasera sin que la computadora intervenga. En la mayoría de los casos, la tracción se divide 60% ya sea adelante o atrás y 40% en el lado opuesto, dependiendo del vehículo. Muy utilizado en vehículos familiares grandes. Al igual que el AWD, este vehículo permite el paso en terracerías ligeras y algunos pasos difíciles.

 

4×4

 

Este sistema es el más rústico, ya que mecánicamente bloquea la tracción entre 100% a las ruedas traseras o dividido 50% y 50% de manera constante, y no existe una computadora que regule o ajuste estos parámetros. Muchos de estos vehículos cuentan con una caja reductora para poder multiplicar el torque, pero eso es otra historia. Este tipo de tracción la encontramos en vehículos de carga, trabajo y muchos de los vehículos recreativos. Esta tracción está diseñada para pasar por todos lados.

Ahora ya los sabes, si estás pensando en adquirir un vehículo con tracción en las 4 ruedas, podrás elegir su función de acuerdo con tus necesidades.

Si quieres conocer más acerca de la industria automotriz, visita nuestro blog.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

 

Artículos relacionados

 
RECIBE ASESORÍA
EN LUBRICACIÓN
SIN COSTO